Antonio Consuegra y Antonio Sánchez Kaiser junto a la torre de refrigeración experimental

 

 

Una de las últimas tesis defendidas en la Universidad Politécnica de Cartagena facilita la localización de torres de refrigeración que sean fuente de un brote de Legionella gracias a un modelo matemático que predice la dispersión de las gotas de agua en entornos urbanos.

Antonio Javier Consuego Molina, autor de la investigación señala que “esta modelización puede aplicarse a cualquier entorno de torre de refrigeración para predecir la dispersión y deposición de gotas de agua, reduciendo y limitando el área a estudiar en una hipotética infección”.

El modelo se ha aplicado para simular las condiciones reales del brote explosivo de la enfermedad de los Legionarios en la ciudad de Murcia durante el verano de 2001, en el que se registraron 449 casos y seis defunciones por legionelosis.

Según los investigadores, entonces, “si se hubiera contado con esta herramienta, se hubiera podido limitar el análisis de las áreas de exposición para encontrar la fuente del brote, pues es improbable, dados los niveles de viento, la alta temperatura y la baja humedad, que las gotas pudieran viajar más de 150 metros antes de su desaparición”.

El estudio numérico se ha validado empleando los datos recogidos por los diferentes equipos de medición dispuestos en una instalación experimental de torre de refrigeración en la UMH de ElcheEl equipo principal de medición de los parámetros atmosféricos es una torre meteorológica de 40 metros de altura.

Vía: cadena Ser.